Bloque de Noticias 04
 
 
Un nuevo proyecto en Estados Unidos está ayudando a las víctimas de quemaduras a aliviar el dolor sumergiéndolos en la realidad virtual de un juego de video mientras son sometidos a su tratamiento.

La agonía que provocan lesiones de quemadura severa es uno de los dolores más intensos y prolongados que puede experimentar el ser humano.

Y para muchos, el tratamiento de rehabilitación es tan doloroso como la misma quemadura inicial.

Caleb Springer, un joven de Alaska de 23 años, sufrió quemaduras de segundo y tercer grado durante un accidente de motocicleta.

La gasolina del escúter en que viajaba se derramó y la chispa de un cigarrillo provocó un incendio.

"Me vi envuelto en llamas probablemente durante dos minutos. Fue el dolor más intenso que he sentido en mi vida, fue atroz. Miraba hacia abajo y sólo veía pedazos de piel colgando de mis piernas", recuerda Caleb.

Sus quemaduras eran tan graves que fue llevado en ambulancia aérea desde Alaska a un centro especializado en Seattle, donde está siendo sometido a rehabilitación que incluye un tratamiento pionero que utiliza videojuegos de realidad virtual.

Escapar del dolor

SnowWorld, es un juego en 3D ambientado en un cañón congelado que fue desarrollado por los profesores Hunter Hoffman y David Patterson del Centro de Quemaduras Haborview de la Universidad de Washington, en Seattle.

El juego está basado en los avances científicos llevados a cabo en la última década sobre la investigación del dolor.

El objetivo del juego es "lograr una experiencia que atraiga toda la atención del paciente y básicamente permitirle que escape de su dolor", explica el profesor Hoffman.

Los científicos han descubierto muchos elementos distintos que afectan la forma como experimentamos el dolor, incluidas las emociones, el medio ambiente, el contexto y las distracciones.

"Debido a que el dolor tiene un componente psicológico tan fuerte, se deben utilizar tratamientos psicológicos para contrarrestar el dolor", dice el científico.

Una cortina para la realidad

"Como los humanos estamos tan dominados por las imágenes visuales por lo general nuestra atención siempre está enfocada en éstas", señala Hoffman.

"Cuando los pacientes son sometidos a un tratamiento de heridas, cuando es necesario cambiarles los vendajes, siempre están viendo todas las distintas herramientas que los enfermeros utilizan para curarlos, y basta con mirar esos objetos para que les dé ansiedad".

"Los pacientes comienzan a asociar los objetos en la sala con el dolor intenso así que podemos imaginar que día tras día comienzan a desarrollar asociaciones psicológicas entre la sala de tratamiento y el dolor, lo cual amplifica el nivel de dolor que experimentan", explica el investigador.

El objetivo del SnowWorld es colocar "una cortina entre el paciente y la realidad", agrega.

Para ello, los pacientes usan un casco conectando a un mundo virtual y audífonos para cancelar el sonido, lo cual interrumpe todos los sonidos e imágenes asociados con el doloroso tratamiento.

El juego es bastante simple: el usuario debe tirar bolas de nieve contra varios objetos. Se desarrolló así intencionalmente, porque el paciente no puede concentrarse en un juego regular de video.

Además se eligió un mundo helado para no recordarle al paciente el incendio y el fuego que causó sus heridas.

"Cuando estoy en SnowWorld no pienso en absoluto en el dolor", dice Caleb.

"Casi no siento dolor, al menos la mayor parte del tiempo".

Activación cerebral

" Básicamente se trata de que el paciente se olvide de que está en una sala de hospital", explica el profesor Hoffman.

"Otros estudios han demostrado que se siente menos dolor cuando se escucha música o se está viendo videos, pero esto lleva al paciente a otro nivel porque lo hace sumergirse totalmente. Lo aisla del mundo real".

"Esa es parte de la razón por la que estamos obteniendo tan buenos resultados", agrega el investigador.

Durante los dos pasados años, el profesor Hoffman ha estado tomando escáneres cerebrales de sus pacientes.

Los estímulos cerebrales relacionados al dolor, dice, "activan el cerebro como si fuera un árbol de navidad cuando no están conectados a la realidad virtual".

"Cuando comparamos esos datos con el estímulo del dolor que experimentan cuando están en la realidad virtual, algunas regiones muestran una reducción de 50% en la actividad cerebral".

"Esto apoya la idea de que se dedica tanta atención a SnowWorld que ya no queda suficiente atención disponible para procesar las señales del dolor", expresa el profesor Hoffman.

Un número creciente de centros de quemaduras en todo el mundo están mostrando interés en probar el SnowWorld con sus pacientes, incluidos hospitales en Nueva York, Hawaii, Copenhague y Holanda.

BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.


Durante la Segunda Guerra Mundial, la pintura de labios se transformó, para millones de mujeres británicas, en un arma de guerra.

El maquillaje y la moda son aspectos poco mencionados del conflicto, pero tuvieron un papel político y estratégico fundamental en este capítulo de la historia del Reino Unido que está siendo recordado 70 años después, con exhibiciones y eventos en todo el país.

La política permeó la moda o quizás la moda permeó la política en una era de austeridad. Mientras los alemanes invadían París con impecables uniformes de diseñador, las mujeres británicas se esforzaban por lucir bien como una forma de mostrar resistencia al enemigo.

"¡La belleza es tu deber!" ("Beauty is your duty!")rezaba la consigna en la revista Vogue. En los peores tiempos se contemplaba hasta el último recurso: remolacha como pintalabios, cera para botas como sombras de ojos y hasta salsa de carne asada para pintarse una vena a lo largo de la parte posterior de las piernas y así hacerle creer a los nazis que hasta tenían medias de nylon.

Las mujeres comandaban el batallón que usaba la belleza contra los invasores y como arma contra los enemigos. Sabían que debían estar preparadas incluso en caso de que les tomaran fotos que posteriormente llegarían a manos de los alemanes. Ellas eran, de alguna forma, las responsables de dar la imagen del país en el exterior.

Sin pintalabios hay disturbios

Al final de la década de 1930, la moda y la belleza pasaron de ser consideradas algo superficial a un tema político.

En las primeras etapas de la guerra los alimentos fueron restringidos producto de una política de racionamiento y no fue sino hasta junio de 1941 que también la ropa, los zapatos y las telas comenzaron a ser racionados.

Las mujeres se les permitía tener en promedio dos barras de pintalabios al año. En un momento dado durante la guerra el gobierno consideró la posibilidad de bajar estas raciones, pero rápidamente se dio cuenta de que era una pésima decisión.

El descontento entre las mujeres fue tanto que según informes del gobierno podrían desencadenarse disturbios. El Ejecutivo se vió obligado no sólo a rectificar la medida sino a aumentar el número de cupones destinados a la compra de pintalabios.

"El maquillaje era visto como algo que le ofrecía a las mujeres la libertad de ser quienes ellas deseaban ser y le permitía conservar su feminidad", le dijo a BBC Mundo la profesora de la Escuela de Moda de Londres, London College of Fashion, Emmanuelle Dirix.

Mantener la cordura

Durante la época se incentivaba a las mujeres a incorporarse al mercado laboral para responder a la carencia de mano de obra masculina. Eso sí, debían hacerlo sin descuidar la belleza.

La idea detrás de todo ello era levantar la moral interna, demostrarle resistencia a los enemigos y dejar en claro que el espíritu de lucha seguía vivo a pesar de los tiempos difíciles.

"Para comprar ropa había ciertas reglas. Las piezas de vestir se adquirían sólo con una mezcla de un determinado número de cupones y dinero", señala Dirix.

Las mujeres se dieron cuenta que era mucho más conveniente confeccionar sus propios vestidos, ya que necesitaban menos cupones para las telas. Se popularizaron entonces las máquinas de coser.

En 1942 se inició la campaña del "Make-Do and Mend", que básicamente consistía en reutilizar, reparar las piezas que ya se tenían y arreglárselas con lo que había.

Ese mismo año, el gobierno dio cupones llamados "Look to your looks"(Préstale atención a tu apariencia) para comprar base de maquillaje y polvo y de esta forma impedir que bajara la moral entre las trabajadoras.

El racionamiento de prendas de vestir y maquillaje en el Reino Unido finalizó en 1949.

"El maquillaje y la belleza le permitió tener a las mujeres un espacio personal de escape y satisfacción que, en tiempos de crisis, ayudaron a mantener la moral y la cordura. La experiencia muestra que la vida no se detiene porque hay una guerra, que nuestra existencia diaria se mantiene", indicó Dirix.

"También nos dice cómo la historia ha sido contada. Raramente se abordan los temas femeninos durante la guerra porque es visto como un tema frívolo en un entorno marcado por la destrucción y la exterminación, y puede que lo sea, pero el hecho es que para estas mujeres no lo era, porque las ayudaba a enfrentar sus nuevas vidas y roles", agregó.

A veces, la moda muestra la resistencia del espíritu humano ante la adversidad.

BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.


Según el tabloide estadounidense National Enquirer, los hijos gemelos de Brad Pitt y Angelina Jolie, Vivienne Marcheline y Knox Leon, podrían padecer Síndrome de Down.
Dice la portada del tabloide, que basa sus suposiciones en las fotografías que se han tomado de los gemelos de dos años.


Escrito por: CHRISTIAN OVIEDO (c.oviedo@elnacional.com.do)
El presidente la Fundación Dominicana de Cardiología, doctor Héctor Mateo, reveló ayer que cerca del 30 por ciento de la población adulta padece de presión alta, causante principal de los ataques cardíacos, cerebrales y afecciones de riñón.
El también director general del Instituto Dominicano de Cardiología habló previo al inicio de la XXXIV Caminata por el Corazón, que este año tuvo como lema “A más libras menos vida”.
Tras calificar la obesidad como la “pandemia del siglo XXI”, el cardiólogo dijo que es alarmante la cantidad de personas que padece de este mal en el mundo.
Dijo que el sobrepeso ya no es exclusivo del mundo occidental, ya que en el oriente las personas también están confrontando problema de obesidad.
Explicó que fruto de la obesidad habrá más enfermedades asociadas al sobrepeso como son la diabetes y las afecciones cardiovasculares.
Sostuvo que para prevenir las enfermedades cardiovasculares y la diabetes se recomienda llevar una alimentación saludable y practicar ejercicio regularmente.
Con relación a la obesidad en la República Dominicana explicó que el estudio más reciente al respecto, se realizó en el año 1998, fecha en que se registraba alrededor de un 16 por ciento de personas con ese problema.
Sin embargo, aclaró que en la actualidad tanto el Instituto Dominicano de Cardiología como la Fundación Dominicana de Cardiología actualizan esas cifras.
Destacó que en Estados Unidos entre un 28 y un 30 por ciento de la población, especialmente la afroamericana e hispana tiene problemas de obesidad, mientras que España reporta un 17 por ciento de la población infantil con este mal.
La caminata
La Caminata por el Corazón que realizó ayer sábado la Fundación Dominicana de Cardiología, junto a otras entidades relacionadas, contó con la participación de cientos de personas que realizaron un recorrido aproximado de tres kilómetros de ida y vuelta.
Se inició pasada las 4:00 de la tarde en el parque Eugenio María de Hostos, recorriendo el tramo de la avenida George Washington hasta la intersección de la avenida Máximo Gómez.
El objetivo de la caminata, de la que este año se celebró la trigésimo cuarta versión, era promover en la población el hábito de caminar con la finalidad de mantener un corazón sano para una vida de mayor calidad, explicó el cardiólogo Héctor Mateo.
En la multitud que se congregó en el punto de salida de la caminata, compuesta por niños, jóvenes, adultos y envejecientes se veía muy entusiasta.
La actividad fue auspiciada por un grupo de empresas entre las que se encontraban Banco Caribe, Aceite Crisol, Farmacia Carol, Laboratorios Amadita, productos Maggi, y productos farmacéuticos como Coralat, Immuvit y Nutra, entre otros.
Caminata
La caminata por el corazón se realiza en un espacio abierto para llamar la atención de los que asisten a la misma de la importancia que tiene caminar para salud. Así todo el que transita por una avenida como la George Washington puede apreciar los cientos personas que se ejercitan.


 
Geomarketintin Internacional * Santiago: 809-276-2304 / Santo Domingo: 809-562-23044 / Celular 849-214-2338